Arquitectura Republicana Colombia

En el segundo tomo del Manual de Historia de Colombia, German Tellez atribuye a Enrique Olaya Herrera (1929) parte de la revolución de la arquitectura republicana de nuestro país. De comienzos del siglo, dice el autor lo que más caracteriza la arquitectura colombiana es su atraso y las formas coloniales, solo hasta principios del siglo XX, en el gobierno de Enrique Olaya se alcanzaran a ver los nuevos estilos de un ‘eclecticismo arquitectónico’ que nos caracteriza.

La arquitectura de comienzos de siglo se caracteriza por la mezcla de estilos ingleses, italianos y franceses cuyas edificaciones poseen poco de arquitectura y mucho de ‘buenas fachadas’, son ‘buenos intentos de hacer un buen arte.’ A comienzos de siglo las ciudades son pequeñas y solo las principales comienzan a expandirse y a adquirir nuevas tecnologías. De norte a sur aparecen nuevas alamedas, parques, sitios y las primeras avenidas, los aportes urbanísticos dice el autor, se crean entonces más cómodamente como inserciones dentro del orden urbano colonial.

Así mismo, como un intento de hacer más rentables las calles aparecen los pasajes comerciales, los mercados y las plazas como de esto se encuentran el pasaje Rivas en bogota (1910), el pasaje Hernández (1918), el pasaje lecler (1925) en Cartagena.
La mayor parte de las gobernaciones, alcaldías y palacios de justicia con estilo republicano también pertenecen a este periodo y ellas datan de la segunda o tercera década del siglo XX: la gobernación de Medellín por ejemplo fue creada en 1924, la gobernación de Caldas en 1925, Alcaldía de Bogota en 1931.

A este periodo pertenece la creación de diferentes colegios y universidades entre los que se mencionan la escuela de Medicina de la Universidad Nacional, partes de los colegios de la presentación, el sagrado Corazón, el gimnasio Moderno, etc. En 1885 se inaugura el hospital de la Misericordia y se construye la clínica Marly en los alrededores de Chapinero.

Uno de los impulsadores de la expansión en la arquitectura en Colombia fue el desarrollo del tranvía y de los ferrocarriles a nivel nacional, con ellos llegaron la construcción de nuevos edificios (hoteles, empresas) y el trabajo con nuevos materiales: durante la primera década de este siglo la cal y el yeso fueron cambiados por el cemento y el concreto; así mismo, pero con mayor lentitud el hierro fue reemplazado por el acero en algunos proyectos y obras.

La casa republicana angosta de frente y larga de fondo, reemplazaría los patios de las casas coloniales, por un solo patio o por series alternadas de patios y habitaciones. Con un revestimiento exterior en delgada chapas de piedra, la casa republicana utiliza pintura imitando mármol y papel de colgadura francés. En muchas partes de Colombia la teja de barro de los techos y los muros de adobe encalado fueron remplazados por el ladrillo dejado aparente y la teja de zinc ondulado. En este periodo se destacadas edificaciones como:
• El barrio Manga de Cartagena
• El capitolio nacional y el panóptico de Bogotá
• El palacio de Nariño
• La gobernación de Medellín
• La estación del tren en Medellín
• El ferrocarril de la sabana en Bogotá
• El hotel Alférez Real en Cali
• El teatro Colón Bogotá
• Los teatros Bolívar y Junín en Medellín

Desde 1835 hasta 1945 añade el autor se construyeron quinientos templos republicanos en todo el país cuya arquitectura es confusa y atenuada, trabaja además sobre la nostalgia gótica y bizantina. Los ejemplos más destacables de esta son: La catedral de Buga (Valle del cauca), La catedral de Villanueva (Medellín) y la catedral de Manizales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *